viernes, 9 de enero de 2015

LA ENCUESTA COMO HERRAMIENTA DE APOYO ELECTORAL

Por Alberto del Puerto

El Derecho Electoral en México tiene un sentido de pertenecía que permite dimensionar y sobre todo  definir la forma de conducción de una sociedad, el concepto electoral debe entenderse como el ordenamiento que permite contar  con reglas claras que permitan definir  a los gobernantes que a su vez, manejaran el destino de un núcleo poblacional llámese Municipio, Estado o País.

Para ello,  se requiere voltear a la historia de México, donde  ha sido muy criticado a finales de los ochentas, cuando  los mecanismos que permitían meter mano discrecionalmente para poner o imponer personajes que lejos de no contar con la simpatía de la sociedad, se veían favorecido con el resultado arrojado y poniéndolo como triunfadores.

Por tal razón, el modelo mexicano electoral tomó un camino de certeza apoyándose de un organismo que garantizaría  el libre pensar de la sociedad y que se viera reflejado en las urnas para elegir a sus representantes, ésta actividad política tuvo un despunto importante  que motivó a muchos a participar en los procesos electorales en nuestro país.

Debido a esto se buscó contar con una herramienta de apoyo para definir posiciones, siendo esta la tan sonada encuesta en la cual permitía verse reflejado el sentir de la sociedad en el estricto sentido de que se debería asegurar permanentemente la transparencia, la legalidad, la honestidad y honradez de los que participaban, a principios de los años 2000 muchas encuestadoras dejaron de tener esas garantías de probidad por venderse al mejor postor o al manejo de los interés de unos cuantos cayendo en el cinismo, en la burla y la ofensa del sentir de la sociedad.


Tal es el caso de lo que aconteció en el municipio de Zihuatanejo Guerrero al interior de un partido político, los aspirantes participaron con la certeza de la buena fe, sin importar que mentes perversas ya habían fraguado como desestabilizarla y  manociarla como se dice en términos coloquiales, sin importar por un instante la reacción, el sentir y la decisión del pueblo.

Esta herramienta lejos de ser equiparada y fortalecida empezó a tener su debacle, ya que desestimaba su procedencia, misma que se debe a múltiples factores como la inmadurez, la irresponsabilidad, la prontitud en hacer las cosas y el desconocimiento de los procedimientos que arrojan sin lugar a dudas datos erróneos,   ahí  es cuando la famosa herramienta de apoyo electoral no funciona de la manera correcta con la que el espíritu de origen de la concepción del término falla.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario