jueves, 18 de julio de 2013

Viaja para conocer al papa y termina en la cárcel acusada de narcotráfico


El viaje de una maestra veracruzana a Brasil para ver al Papa Francisco terminó en su detención acusada de transportar una maleta con 10 kilos de cocaína.
El pasado jueves, Ángel de María Soto Zárate, de 23 años de edad, tomó un vuelo en la Ciudad de México para dirigirse al país donde el Pontífice participará en la Jornada Mundial de la Juventud 2013 en Río de Janeiro.
Sin embargo, de acuerdo con su defensa, la mujer extravió su pasaporte al llegar a la capital peruana, por lo que no pudo continuar su travesía hacia Brasil y se quedó varada un día.
El problema fue que, al regresar el sábado a la Ciudad de México, la Policía Federal detectó los 10 kilos de cocaína dentro de una maleta que tenía el número de guía que la aerolínea le asignó al equipaje de Soto Zárate, por lo que ésta fue detenida.
Aunque la joven no reconoció la maleta como suya, la PGR determinó consignarla ayer al penal federal femenil de Tepic, Nayarit.
De acuerdo con integrantes de su agrupación religiosa, ante la imposibilidad de seguir en Lima con su itinerario por la pérdida del pasaporte, la joven pidió a la aerolínea que le enviara su equipaje de regreso, por lo que personal de LAN le entregó una nueva guía y le dijo que con ella podría reclamar su maleta al llegar a la Ciudad de México.
Sin embargo, al arribar al aeropuerto capitalino, la maleta que llegó con el número de guía que le proporcionó la aerolínea no era la suya, por lo que no la recogió en la banda de equipaje y presentó una reclamación.
Soto Zárate, quien es licenciada en educación preescolar, salió del área de llegadas internacionales sin maleta alguna y se reunió con su papá, quien acudió a recibirla a la terminal aérea.
Según la narración de sus compañeros, la joven se dirigió a una casa de cambio acompañada de su padre para cambiar las divisas que ya no utilizaría y cuando se encontraba formada recibió una llamada a su teléfono celular.

Al contestar, una persona le dijo que hablaba de parte de la aerolínea porque su maleta había sido localizada y que podía pasar a recogerla.
Al llegar al lugar que le habían indicado, dos agentes de la Policía Federal se le acercaron, le dijeron que su maleta había sido encontrada y le mostraron la misma que ella había rechazado por no ser la suya.
Los agentes insistieron en que se trataba de su equipaje y la abrieron delante de ella, encontrando los 10 kilos de cocaína.
En un principio, añadieron sus compañeros, los policías y el personal del Ministerio Público de la Procuraduría General de la República (PGR) que está adscrito al aeropuerto capitalino, le dijeron que sólo la retendrían unas horas para aclarar la situación.
Sin embargo, a la una de la madrugada de ayer, el agente del MP le dijo que su situación había cambiado de testigo a presunta responsable y le tomó su declaración para, posteriormente, cerca de las 9:00 horas, consignarla al penal federal femenil que esta ubicado en Tepic, Nayarit.
Durante el tiempo que estuvo retenida, Soto Zárate tuvo contacto con amigos y familiares, a quienes les entregó un escrito en el que agradeció el apoyo que todos le estaban manifestando y a pesar de que sentía miedo de lo que le pudiera pasar se dijo confiada en que las cosas pudieran aclararse.
“Gracias por su apoyo y fe, tengo miedo, ¡claro!, pero es más mi amor por Dios y la virgen, lo que me ha mantenido en pie de batalla, Dios sabe que dejé todo por él, así que yo seguiré con paz, no dejen de rezar, que es lo único que me va a poder mantener en pie, gracias a todos los que han estado viniendo a visitarme (…)”, escribió.
Además de iniciar una campaña a través de redes sociales, sus compañeros de la agrupación, anunciaron que interpondrían una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para que intervenga y la joven pueda salir libre en el auto de término que deberá dictar el juez en los próximos días.
Miembros de la Comunidad Incienso de Dios (CID), de Xalapa, Veracruz, exigieron ayer la liberación de Soto Zárate.
A través de una carta y videos subidos a YouTube, los integrantes de la comunidad religiosa, señalaron que su compañera está siendo víctima de las redes internacionales de tráfico de droga, pues se utilizó el número de guía que le asignaron a su equipaje para enviar cocaína, sin que Soto Zárate tenga algo que ver en ello.
“Los miembros de la Comunidad Incienso de Dios (CID), de Xalapa, Veracruz; nos manifestamos ante la injusticia de que está siendo objeto una de nuestras integrantes: Ángel de María Soto Zárate, joven de 23 años, licenciada en educación pre-escolar.
“Conocida por su capacidad de servicio y generosidad, así como por su vida íntegra, involucrada también el servicio altruista que presta nuestra comunidad”, indicaron en la misiva.
En YouTube, bajo el título LiberÁDME, que también hicieron hashtag en Twitter, la agrupación subió un video en el que varios jóvenes exponen el caso de Soto Zárate y exigen su libertad.
“Yo soy Ángel de María. Tengo 23 años. Fui acusada injustamente. En el aeropuerto de la Ciudad de México. Por tráfico de drogas. Actualmente 90 mil de las 210 mil personas encarceladas en México se encuentran recluidas mientras se resuelve su caso. No permitas que yo sea una estadística más. No permitas esta injusticia. LiberÁDME”, dicen los jóvenes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario