miércoles, 10 de julio de 2013

Con insuficiente personal de seguridad en Coyuca

*Llama a reforzar la seguridad en el municipio
*La pobreza y el abandono es caldo de cultivo para la delincuencia

Coyuca de Benítez, Gro.- El alcalde de Coyuca de Benítez, Ramiro Ávila Morales, presume que esta municipalidad, ubicada en la llamada puerta de la Costa Grande, tiene bajos niveles delictivos, a pesar del crimen cometido en contra siete jóvenes adolescentes en el río.
Aunque admite que hay zonas con altos índices delictivos en los que se han cometido atentados contra cuerpos policiacos, secuestros, crímenes en las colonias, se brinde vigilancia especial a maestros que trabajan en la parte serrana, y los frecuentes homicidios en Tepetixtla.
“Como autoridad municipal asumo mi responsabilidad y he dado instrucciones para que reforcemos el trabajos de vigilancia.
“Las condiciones del municipio no son suficientes, no contamos suficiente infraestructura, no contamos con el número suficiente de elementos (seguridad pública) para hacerlo”, se justifica.

De extracción priista, Ávila Morales refiere que Coyuca de Benítez, es un municipio con 120 comunidades, muchas de estas dispersas en la inmensidad de la sierra de Guerrero, tiene más de 73 mil habitantes y apenas cuenta con 185 policías que en dos turnos para la seguridad de esta localidad.
-En su opinión el municipio que gobierna ¿es seguro para sus habitantes?
-En general es seguro. Nosotros somos más de 73 mil habitantes y creo que en proporción podemos decir que la gran mayoría de las comunidades están en paz, están tranquilas. Hay problemas, tenemos problemas que son focalizados, tenemos áreas donde hay problemas, y yo he venido diciendo que muchos de los temas están en el marco de la lucha de los grupos de delincuentes esa es una realidad, dice a manera de justificación el primer edil coyuquense.
Del crimen cometido en contra de siete jóvenes dice que ha insistido en que es necesario que los tres órdenes de gobierno tienen que alinear sus políticas públicas y que la solución al problema (de la violencia) está en abatir los índices de rezago y pobreza que se tiene en esa localidad costera.
“El problema de pobreza en las colonias, en las comunidades da como resultado un caldo de cultivo para la delincuencia, los jóvenes tienen mucho tiempo libre, (y además) es muy bajo el porcentaje de estudiantes que terminan una carrera”, intenta explicar lo ocurrido Ramiro Ávila.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario