domingo, 13 de enero de 2013

Policía Ministerial detuvieron a unos menores y amenazaron con privarlos de la vida si denunciaban

*Familia pide ayuda tiene miedo
*La víctima lo acusan de haberlo secuestrado


Acapulco, Gro.-  Una familia vive atemorizada luego de que agentes de la Policía Ministerial detuvieron a uno de sus hijos y amenazaron con privarlos de la vida si denunciaban.
Lo anterior luego de la detención de Josué Méndez Orozco, y ocho personas más a las que la PGJ acusa del homicidio y secuestro de 14 personas en el puerto de Acapulco y que eran ex integrantes de la célula delictiva de “La Barredora” y ahora forma parte de la célula criminal de “Los Kaoris”.
En entrevista afuera del penal de Las Cruces, don Samuel Méndez Romero, sostiene que su hijo es inocente de las imputaciones que la fiscalía guerrerense le hace a su hijo Josué Méndez.
No obstante en la averiguación de la Procuraduría General de Justicia se indica que la Fiscalía Especializada en Investigación Contra el Secuestro, en la causa FEICS/004/2013, en agravio de Arturo Ríos Cavallos, señala a Josué Méndez alias “El Tío”, de participar en los delitos de homicidio y secuestro.
En el pliego de la consignación se menciona que el pasado cuatro de enero, se indica que la acusada Lesly Cahori Jiménez García llevó a su víctima Arturo Ríos, a un departamento en Balcones de Costa Azul, donde ya lo esperaban Méndez Orozco, Luis Gerardo Gálvez, Luis Enrique Abaunza Salazar y Seth Jaramillo, quienes lo sometieron y pidieron 300 mil pesos de rescate.
Aunque Samuel Méndez, padre del inculpado dice que “La policía ministerial se está llevando personas inocentes, toda la colonia está inconforme, a él lo levantaron se metieron a mi casa.

“Los sacaron a golpes y se lo llevaron; se robaron una computadora, una cámara, tres mil pesos, y unas alhajas. Mi hijo Josué vende pan y junta fierro viejo y lo que vaya saliendo yo tengo una Urvan y trabajo como chofer, tenemos miedo le dijeron que sabían dónde vivía y que si firmaba lo iban a matar”, dice con temor.
Asegura que la Policía Ministerial también se quiso llevar a su otro hijo, Noé Méndez Orozco, pero que luego de golpearlo lo dejaron ir.
El afligido padre pide ayuda porque “Quisiéramos que nos apoyaran y porque realmente se están llevando gente inocente, que se lleven a los que hacen cosas malas. Podemos juntar firmas, nosotros no molestamos, a nadie ahora, no sabemos a quién dirigirnos, pusimos un licenciado y al ver el caso ya no quisieron aceptarlo”, se queja.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario