jueves, 3 de enero de 2013

Entre la verdad y la ficción

Por Jorge Luis Falcón Arévalo*

LA GRESCA PRIÍSTA, ES SALUDABLE


La pelea "callejera" entre los tricolores, es de pandillas; lucha de poder. Derecho de piso y control de sectores, no para el beneficio social, sino para la captura, sustracción y propiedad del botín. Ya lo demostró uno de los afectados, el ex alcalde Añorve Baños. Pero, también es saludable para la sociedad y reconozca entre los representantes populares, la clase de personas que nos representan. No es culpa de ellos -de los polacos- sino de los representados, por parsimoniosos y pusilánimes.
Mientras Manuel, mantiene en "lista de raya" reporteros de pago por evento; Figueroa Jr., se la juega solo; como en los viejos tiempos lo hizo su abuelo Don Rubén doble Figueroa. Hombre de casta, ímpetu y decisión. El Junior posee esas mismas características, solo que son los tiempos cambiantes los que marcan otros derroteros.
El "equipo" de los rudos, escasos técnicos de Don Manuel Añorve, les hace falta malicia -que conlleva inteligencia- y arremeten no tan solo contra Rubén Tercero, sino contra Luis Walton Aburto.
A éste último le dejaron el cajón de los billetes, como la Caja de Pandora. Pues Añorve Baños, confunde o manipula grotescamente el manejo de "deudas institucionales", con sustracción  ilegal de los dineros de los acapulqueños. Pues dejó en la inopia, penuria e insuficiencia la economía de trabajadores, -quienes a falta de dinero empeñaron sus enseres domésticos-  sino además de proveedores y gente ligada a los presupuestos de esa comuna porteña, más desvencijada que las embarcaciones de recreo de la Bahía de Acapulco. Así que manifestar que las deudas son institucionales, solo acrecenta el encono de la sociedad pensante hacia el embustero, el falsario.

Y Don Luis Walton, cuenta con mucho personal, pero escasos en oficio político y manejo de crisis. Embozar a los funcionarios para emitir declaraciones a los Mass Media trae severas y dolientes consecuencias en la libertad de expresión de estos empleados. El presidente municipal acapulqueño requiere de talacheros en la grilla y un staff de medios masivos que le hagan el trabajo. Habrá que sacudir el árbol de la vida, para dejar caer los changos y los frutos sean buenos para todos.
La comuna porteña, es la Casa Rusia: intriga y pasión. Pues el personal que allí labora en cada cubículo sirve más a los inquilinos pasados que a los arrendatarios actuales.
Por la calidad moral de cada personaje inmerso en este sainete, se conoce el desenlace que tomará este vergonzoso asunto, pues en verdad exhibe lo que el pasado gobierno hizo con el dinero del pueblo y eso merece sanción económica y judicial. Los señalamientos hechos por el diputado local Figueroa Smutny, los coloca contra la pared cada vez que menciona las acusaciones. El acusado envía su personal “belicoso” que sin el respaldo de los más elementales valores cívicos, da respuesta tímida, incoherente, desordenada y timorata.
Mientras tanto los senadores de las diversas fracciones partidistas, asumen su responsabilidad y se encaminan a las oficinas de Hacienda, para solicitar dinero. Grandioso será si sus pasos, también, los encaminaran  hacia la PGR, a denunciar estos ilícitos.
Falconario.
Elementos de la Procuraduría de Chiapas detuvieron a los exalcaldes Herminio Valdez Castillo, de Reforma; Miguel López Límbano, de Chicomuselo; Silver Eroy Corzo León, de Ocozocoautla; Jesús Arnulfo Castillo Milla, de Cacahoatán, y Rodolfo Vázquez Martínez, del municipio de Francisco León, por los delitos de peculado, ejercicio ilegal del servicio público y asociación delictuosa. Eso es aplicación de la justicia.
No se puede hablar de democracia, en un estado donde se evade, se esconde, se escabulle. Urge un Congreso Local más participativo y de menos pose. Las fiestas de diciembre ya pasaron. Hoy tenemos una realidad cruel en la entidad suriana.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario