miércoles, 23 de enero de 2013

ALCALDES RECONOCEN QUE EL CRIMEN ORGANIZADO “LOS REBASÓ”

Vanessa Cuevas/API

* Hay ediles que “han sido amenazados” y “callan” lo que pasa en sus municipios “por temor”; reconocen en reunión con diputados locales 
* Sufren los municipios de falta de presupuesto, armamento, equipamiento, patrullas y elementos; y asumen los ediles que “por eso no pueden actuar contra los criminales” 


Chilpancingo, Gro., a 22 de Enero del 2013.- La falta de presupuesto, armamento, elementos policiacos y equipamiento; es lo que ha provocado que los presidentes municipales no actúen ante la violencia, quienes reconocieron que han sido rebasados por el crimen organizado.

Presidentes municipales, síndicos, y regidores de la costa chica y montaña; explicaron ante los diputados locales su perspectiva del levantamiento armado de los pobladores en sus respectivos municipios y la situación de inseguridad en la que se encuentran actualmente.
Los ediles fueron citados por los diputados a petición de los integrantes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG); para que explicaran ante los diputados lo que están haciendo para resarcir la violencia en sus municipios.
En la reunión llevada a cabo ayer, y que duró aproximadamente cinco horas en la sala José Francisco Ruiz Massieu del congreso local; participaron los presidentes municipales de Ayutla, Tecoanapa, Ometepec, Azoyú, Cuahutepec, Xochihuehuetlán, Cualác, Copala, Tlacoachistlahuaca, Cruz Grande, San Luis Acatlán, Igualapa, Ajuchitán, San Marcos, Juan R. Escudero y un representante de Olinalá.
Los ediles revelaron que han recibidos llamadas y amenazas de muerte, extorsiones y al igual que la población han sido victimas del crimen organizado.
En ese sentido responsabilizaron a sus antecesores de no querer enfrentar la inseguridad “y por eso hoy se tiene un estallamiento social”.
Más de diez ediles se quejaron de no contar con el parque vehicular para la policía municipal, ni con el armamento requerido para enfrentar al crimen organizado, por lo que argumentaron que no se tienen las condiciones para brindar seguridad a la población.
No obstante, todos los presidentes municipales respaldaron la presencia de la policía comunitaria, la cual de acuerdo al presidente municipal de Cruz Grande ha resultado más eficiente que la Agencia Central de Inteligencia  (CIA).
El primero en tomar la palabra fue el presidente municipal de Ayutla de los Libres, Severo Castro Godínez; quien reconoció que el municipio fue rebasado por el crimen organizado y manifestó que Ayutla ha sido el inicio de un movimiento social en contra de la delincuencia organizada a la cual cada día se suman más municipios.
Esto fue respaldado por el presidente municipal de Ajuchitlán, J. Carmen Higuera Fuentes; quien también reconoció que han sido rebasados por el crimen organizado debido a que nadie ha querido tomar el toro por los cuernos por miedo. 

Dio a conocer que en su municipio diariamente  se pierde ganado el cual ha sido recuperado en operativos que llevan a cabo policías municipales y ministeriales, pero que a cambio de entregárselo a los dueños les  piden cuota por entregarles lo que dijeron “ya se habían robado”.
Ante los hechos propuso a los diputados que  en una próxima reunión se citara a los responsable del gobierno estatal y federal, principalmente a la fiscal del estado, para que se analice la posibilidad de que el pago que se les hace a los policías ministeriales se les otorgue a la policía comunitaria.
Asimismo, recordó que hace dos años fue secuestrado, por lo que consideró necesario que se legalice la droga para terminar con el clima de violencia y que la consuma quien quiera.
Ante el clima de inseguridad pidió la presencia de la CARC en el municipio, para que hagan señalamientos directos contra los policías municipales que estén involucrados con grupos delictivos.
Otro de los ediles que también dijo ha recibido amenazas fue el alcalde de Cuahutepec, Jesús Quintero Díaz ; quien afirmó que la población es víctima de la delincuencia organizada, donde sufren a diario de asaltos y extorsiones, y hasta el momento no hay la capacidad para erradicar la delincuencia.
Al respecto el alcalde de Copala, Suad Bello García  dijo que la realidad de los hechos es muy diferente a lo que se ha dado a conocer en los diferentes medios de comunicación; señaló que los ediles le piensan mucho cuando se requiere desenmascarar al municipio.
Indicó que muchas veces ocurrían hechos delictivos en el municipio, pero al momento de pedir el reporte con el secretario de seguridad, reportaba saldo blanco, lo cual se debía a que no podían trasladarse a las comunidades porque no contaba con los elementos.
El alcalde de Tlacoachistlahuaca, Amando Ramos Brito  afirmó que  todos los presidentes municipales saben lo que pasa en sus municipios, pero por temor no dicen nada.
Al respecto el presidente municipal de Cruz Grande indicó que no es fácil el tema de seguridad, pero que el panorama atemoriza y por ello muchas veces nadie se mete.
Los ediles de  Ometepec y Xochihuehutlán coincidieron en que la situación de seguridad en su municipio se encuentra relativamente tranquila.
Entre los acuerdos tomados entre los diputados, ediles y la UPOEG; es convocar a los comisarios para hacer  una asamblea municipal para hacer un plan y erradicar la violencia.
Asimismo se programó otra reunión para el próximo domingo 3 de febrero en el municipio de Copala.
En la reunión estuvieron los diputados Eduardo Montaño Salinas, Jesús Marcial  Liborio, Valentín Rafaela Solís, Luisa Ayala Mondragón, Jorge Salazar Marchan, Thomas Hernández Palma.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario