viernes, 7 de diciembre de 2012

Irrumpen en domicilio la PF y detienen a tres

Por Javier Trujillo

*Uno persona más está desaparecida
*Sin motivos son abandonados en un poblado




Tres personas golpeadas y torturadas fueron sacadas con violencia de su domicilio y horas después abandonadas en un poblado, por agentes de la Policía Federal, lejos del puerto turístico de Acapulco; mientras otra más desde ese día está en calidad de desaparecida.
Lo anterior fue denunciado por María Elena, quien narró que la madrugada de ayer lunes agentes de la PF irrumpe de manera violenta en su casa, donde los sometieron, golpearon y vejaron a sus moradores.
María Elena, agraviada por estos hechos, relató que al filo de las cuatro de la madrugada de ayer, en su domicilio ubicado sobre la calle Pacífico en la colonia Potrerillo, a su propiedad irrumpieron entre 15 a 20 agentes de las fuerza federales de la Secretaría de Seguridad Pública Federal.
De acuerdo con el testimonio de la agraviada, los agentes federales exigieron a los habitantes de la vivienda a que abrieran la puerta de la casa o les dispararían y a pesar del miedo, se abstuvieron de abrir, pero de inmediato los uniformados hicieron media docena de disparos contra la porpiedad.
En seguida los policías tumbaron la puerta irrumpiendo violentamente el domicilio, donde detuvieron arbitrariamente a María Elena, así como a su pareja José Santiago, y unos jóvenes de nombres Alfonso Arellanes y Pedro Jiménez, los cuales estaban durmiendo en el vestíbulo de la casa.
La mujer afirmó que uno de los federales se dirigió a su compañero sentimental, José Santiago, a quien le disparó con un arma larga, impactando entre el costado y la pierna, lo que ocasionó que el agredido cayera en tierra herido.

“Todo estaba lleno de sangre: había sangre en el piso donde cayó, sangre en la cama, sangre afuera de la casa por donde lo arrastraron y lo siguieron torturando a pesar de que José Santiago no contestaba nada porque estaba muy lastimado”, dijo entre sollozos la agraviada.
Dijo que los policías utilizaron la batería de una de las camionetas para aplicar tortura con energía eléctrica sobre la cabeza y otras partes del cuerpo en particular a su esposo José Santiago, así como a los jóvenes.
“A José Santiago le sumergieron la cabeza en el agua en varias ocasiones utilizando una olla de peltre que la familia utiliza para el quehacer doméstico, no obstante que ya estaba herido gravemente.
Cuenta que los policías federales le exigía “Con gritos que informara, sobre armas y drogas inexistentes en el domicilio.
“La señora, dijo que uno de los agentes tomó una pala con la cual estuvo escarbando en el piso de tierra de la vivienda, buscando las supuestas armas o la droga, que nunca encontraron”, señaló.
Más tarde, los policías se llevaron a los tres jóvenes y a José Santiago, así como a la propia denunciante, con rumbo al libramiento de Paso de Texca, donde los soltaron en diferentes puntos del trayecto con excepción de su compañero sentimental, a quien se llevaron con rumbo desconocido.
La agraviada, junto con los jóvenes agraviados muestra evidentes señales de golpes en el rostro, dijo preocupada que teme por el estado de salud de su compañero, pero sobre todo se dijo indignada de que nada ha cambiado en la conducta de la Policía Federal y demandó la presentación con vida de su esposo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario